Guinness Storehouse, una visita obligada en Dublín

 

Dublín, a pesar de ser una ciudad pequeña, está repleta de sorprendentes rincones y pequeñas joyas que bien merecen una visita. De hecho, que Dublín sea tan pequeña hace que sea un destino perfecto para visitar un fin de semana gracias a los vuelos baratos de Expedia

Pero entre todos sus encantos, si hay uno que destaca es su internacionalmente conocida cerveza Guinness y su fábrica. Cualquier visitante que llegue a Dublín podrá darse cuenta de que Guinness es una especie de imperio en la ciudad (y en todo el país). Y es que la Guinness Storehouse es la atracción más importante de la capital irlandesa y uno de los más visitados en toda la isla esmeralda junto con los Cliffs of Moher.

Por ello es uno de esos lugares imprescindibles en cualquier visita a Dublín, aunque el precio es algo caro, ya que ronda los 17 euros. La puerta de acceso a una de las fabricas de cerveza más populares del mundo es la conocida St. James’s Gate. Al ser una de las principales atracciones de la ciudad, es normal que haya cola, pero merece la pena esperar.

Una vez dentro podrás adquirir gratuitamente una audioguía en español con la que podrás descubrir la historia de la fábrica en cada una de las salas, sin embargo para ello tendrás que dejar un DNI que valdrá para un máximo de 4 personas.

El interior de la fabrica tiene forma de pinta, de hecho es la pinta más grande del mundo, en cuyo fondo, punto de inicio de la visita, se encuentra el contrato de arrendamiento por el que Arthur Guinness consiguió la fábrica en el año 1759 durante 9000 años con un alquiler de tan sólo 45 libras que incluyen además el consumo de agua, un aspecto vital en cualquier fábrica de cerveza. Desde aquí se recorren diversas salas y plantas en las que se muestran los ingredientes de la cerveza, la maquinaria utilizada y toda la historia de la fábrica Guinness.

2

Pero sin duda lo mejor de la visita es que puedes probar un vaso de esta mítica cerveza para que puedas comprobar por ti mismo todo aquello que hace de Guinness una cerveza única en el mundo. Pero si para ti no es suficiente, la entrada incluye una pinta de Guinness (o un refresco para los niños) que podrás disfrutar de dos maneras: bien después de realizar un ‘mini-curso’ sobre como tirar la pinta perfecta, dónde podrás probar una Guinness tirada por ti mismo, o bien subir al famoso Gravity Bar, y disfrutar de una cerveza en un mirador de 360º completamente acristalado donde tendrás acceso a las mejores vistas de todo Dublín.

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.
Ningún comentario

Escribe un comentario