Maneras de ser periodista
Julio Camba

REDACCIÓN POR


Edurne Anglada

Las reflexiones de Julio Camba (Pontevedra, 1884 – Madrid, 1962) se reúnen en Maneras de ser periodista (Libros del K.O., 2013), un corto libro lleno de pensamientos del escritor que intentan ser enseñanzas para todo aquel que quiera dedicarse a la profesión. Los textos irradian la ironía típica de Camba y convierten la obra en un anti-manual de periodismo, porque si algo enseña el autor es todo aquello que no se debe hacer para ser un buen periodista.

Encontramos en este libro una desmitificación del concepto de periodista, un rechazo total a las características más primitivas del escritor de artículos: la inspiración, las musas, la habilidad estimulante de la naturaleza, los estudios en las facultades de Periodismo, etc. Y es que, para Camba, el oficio de periodista era como el de cerrajero y no tanto como el de literato. Como si de un trabajo mecánico se tratara, Camba desvaloriza todo aquello que se valora del periodista, e incluye de manera implícita la capacidad de transformar o, como mínimo, disimular los ideales y valores (sobretodo políticos) del columnista, explicando así por qué él mismo pasó de trabajar para el anarquista Tierra y Libertad a escribir en el periódico conservador ABC. Declara siempre su independencia como autor cuando da comienzo su trabajo en rotativos que nada tenían que ver con su ideología política. De este hecho habla también en algunos de los textos que podemos encontrar en el libro, dejando claro que su papel como periodista no es más importante ni va a tener más repercusión que el de cualquier otro trabajador de cualquier otro oficio.

La lectura de esta obra llega a ser muy interesante si la enfocas como una lectura biográfica del autor y no como un posible cursillo avanzado de periodismo

Precisamente por todos estos motivos es por lo que el recopilatorio se debería haber titulado Maneras de pensar como Camba o Maneras de (no) ser periodista, porque si algún estudiante de periodismo lee este libro esperando encontrar una guía para ser un gran columnista como lo fue Julio Camba se va a llevar una gran decepción. Y es que Camba solo hay uno, y probablemente él mismo tenía eso muy claro, por eso no podía dejarse de lado a sí mismo en cada tema que trataba, aportando una gran dosis de experiencias personales en todos sus escritos que era, en mi humilde opinión, bastante innecesaria. Ya hay bastante toque personal con sus puntos cómicos y su ironía reiterada.

La lectura de esta obra llega a ser muy interesante si la enfocas como una lectura biográfica del autor y no como un posible cursillo avanzado de periodismo, así que es altamente recomendable para aquellos que quieran conocer más profundamente la mentalidad de Julio Camba.

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.