EL COLISEO A TUS PIES
PALAZZO MANFREDI
IMG_6794

REDACCIÓN POR


Noelia Jiménez

¿Te imaginas despertar, mirar por la ventana y ver el Coliseo ante tus ojos? Pues este sueño se hace realidad con el Hotel Palazzo Manfredi en Roma. Viajar a Roma siempre es un placer, visitar sus calles y monumentos con tanta historia es maravilloso, pero si te alojas en un hotel de lujo donde cuidan cada detalle, se puede convertir en el mejor viaje de tu vida.

 

Para hablar del Hotel Boutique Palazzo Manfredi, tenemos que hablar de historia. A pocos metros donde se encuentra el hotel, tienes que imaginar los cuarteles, alojamientos y una escuela de entrenamiento para los gladiadores que luchaban en el Coliseo. Actualmente, podemos ver los restos de la escuela de gladiadores más grande, justo al pie del hotel. ¿No os parece maravilloso? 20 años más tarde, tubo lugar una excavación arqueológica, dejando al descubierto este pedacito de historia en 1961.

En 2002, la villa fue comprada por el Conde Goffredo Manfredi, quién creó el Hotel

El Hotel cuenta con tres tipos de habitaciones, Prestige Room, Executive Room, y Master Room, además de cuatro suites.

El edificio, el cual ahora es el hotel, comenzó su vida en el s. XVII como una villa de la familia Evangelisti, diseñada por el arquitecto Giovanni Battista Mola. Esta villa fue reconstruida en el siglo XVIII, convirtiéndose en el pabellón de caza de la noble familia Guidi y, a partir de 1748, esta zona fue conocida como “Giardino Guidi”. En 2002, la villa fue comprada por el Conde Goffredo Manfredi, uno de los empresarios más famosos de Italia y los magnates de la construcción y, gracias a él, Palazzo Manfredi, este magnífico hotel de lujo, nació. En conmemoración del pasado, y de la distinción de la noble familia Manfredi, todavía se pueden leer hoy dos inscripciones latinas en la torreta, “Fortuna duce”, “Virtute Comite”, citando La famosa máxima de Cicerone.

Nada más entrar al Hotel ya podemos respirar esa magia con tanta historia y que lo hace tan especial. En Palazzo Manfredi son especialistas en hacerte sentir como en casa. Nada más entrar al Hotel, nos recibieron con una gran bienvenida VIP, una copa de Champán y unos aperitivos servidos en una de las mesas de su restaurante Aroma, fue el gran comienzo de nuestra estancia en Roma. Después de relajarnos y descansar del viaje en avión desde España, pudimos entrar en una de las cálidas habitaciones que tiene el hotel. El Hotel cuenta con tres tipos de habitaciones: Prestige Room, Executive Room y Master Room, además de contar con cuatro suites. Si hay algo que destacamos es el olor tan característico que tiene el hotel, ¡no hay cosa que más me guste que respirar ese olor tan especial y único de los hoteles! Este olía a elegancia, sofisticación y mucha historia. ¡Un placer para mis sentidos!

Nuestra estancia fue en la habitación “Executive Room”, una estancia bastante amplia con 27 metros cuadrados, una librería con una colección de libros antiguos espectacular, papel pintado diseñado por Giorgina Dennelein y un mobiliario muy original, sillones de terciopelo, mármol en el baño e iluminación diseñada por  Ingo Maurer and Van Egmond. Sin duda una estancia moderna, elegante que te envuelve mágicamente en el lujo de Roma.

 

Más tarde, una vez pudimos dejar todas nuestras pertenencias en el vestidor, nos esperaba una cena en el Restaurante Aroma, con una estrella Michelín. Clásicos platos italianos, y una pintoresca terraza con vistas al Coliseo, era la combinación perfecta. ¡la cena prometía y mucho! Con un ambiente íntimo, a la luz de las velas, el Chef Di Lorio nos tenía preparado un menú para soñar. Desde que abrió sus puertas en 2010, se ha servido este rico menú que combina su dominio de la cocina italiana tradicional con sus ingredientes frescos y sus ideas. Partidario del pescado sostenible, eliminó todo el atún del menú, sirviendo aperitivos que muestran menos especies conocidas, junto con opciones de carne y productos locales. Sus platos principales giran alrededor de la pasta, con cinco variedades diferentes. ¡Mi elección fueron unos spaguettis con salsa de brócoli que estaban deliciosos!. De segundo, no podía irme sin probar un plato de carne de pato.

¿Te imaginas tomar un café mientras ves los rayos de sol iluminando el Coliseo?

Al día siguiente, nos esperaba el gran desayuno buffet, una obra maestra con vistas al gran Coliseo. ¿Te imaginas ver como el sol ilumina esta obra de arte, mientras te tomas un café de buena mañana? Mientras los rayos de sol iluminan la Roma imperial, y la cúpula de San Pedro del Vaticano, disfrutamos de un rico desayuno, con croissants, tostadas, quesos y otras delicias.

 

¿Y qué podemos hacer en nuestra estancia en Roma? El Hotel se encuentra a un paso del Coliseo, el Foro Romano y el Palatino. Además, puedes ir perfectamente en pocos  minutos al Panteón, la Fontana de Trevi, o la plaza Navona. Por supuesto, no nos fuimos de Roma sin visitar la Ciudad del Vaticano. Impresionante.

 

¿Todavía no te he convencido? Entra en su página web http://www.palazzomanfredi.com/ y déjate seducir por la historia y el lujo de este magnífico hotel.

 

Cómo llegar:

Roma tiene dos aeropuertos internacionales con excelentes conexiones a la ciudad. Desde Ciampino, el más pequeño de los dos, se puede tomar un taxi hasta el hotel, mientras que desde el aeropuerto de Fiumicino, así como los taxis hay un tren que va entre el aeropuerto y la estación central de Termini.

 

http://www.palazzomanfredi.com/

Via Labicana, 125 – 00184 Rome
Tel. +39 06 77591380
Fax +39 06 7005638
info@hotelpalazzomanfredi.it

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.