5 ciudades españolas para escapar un fin de semana

Ahora que se fue el verano y llega la nostalgia por los días de sol y mar, hay que hacerle frente y enfrentar el otoño con la mejor cara. ¡Y no está nada mal! Dicen que viajar enriquece el alma y un alma enriquecida puede no solo superar el frío que se empieza a sentir, sino sacarle provecho y disfrutarlo.

Ya en verano hablé de mis cinco destinos favoritos para la temporada y hoy quiero compartir una pequeña selección de ciudades españolas a las que quiero escaparme rápidamente cualquiera de estos fines de semana que me aguardan. Pequeños viajes en coche, buena compañía y una planificación básica será suficientes para este reto de no dejarme ganar por la monotonía, así que empecemos:

A Coruña: es la primera ciudad a la que quiero escaparme. En cuanto a aparcamientos, A Coruña es sumamente amable y ese es mi plan: dejar el coche aparcado y caminarla de punta a punta en una día fresco de otoño, respirando el aire de mar y probando tanta comida local como pueda. Algunos amigos que han ido me han recomendado visitar la Torre de Hércules e incluso aventurarme a hacer senderismo en el parque natural As Fragas do Eume. ¿Os imagináis?

Granada: es un conocido punto estudiantil, pero también cuenta con la Alhambra, una antigua ciudad palatina andalusí, construido entre los siglos I, III y IV y el segundo monumento más visitado de España, solo por detrás de la Sagrada Familia de Barcelona. Me hace mucha ilusión visitarla también por la larga tradición literaria, cultural y musical que tiene. ¿O ya nos olvidamos que es la ciudad natal de García Lorca y musa por excelencia de todo tipo de canciones románticas y populares?

Toledo: de Toledo me llama la atención su historia y su arquitectura. Visitar la Catedral de Toledo o subir al Castillo de San Fernando son dos de los planes que mas ilusión me hacen, entre otras cosas porque he oído mucho hablar de Toledo pero no he tenido la oportunidad de ir. Estando allí debo probar las mejores carcamusas que pueda encontrar y siguiendo con la línea arquitectónica, pasar por el museo Sefardí. ¡Toledo tiene muy buena pinta!

 
Asturias: esta ciudad a orillas del Cantábrico es otro de mis destinos soñados para escaparme este otoño, sobre todo por su oferta de parques naturales y paisajes en los cuales es posible respirar aire puro y desconectarse verdaderamente de la rutina. Como ya os podréis imaginar, la comida de esta región del norte de España es otro de los motivos por los que quiero regresar: ¡imaginaos un fin de semana de pote asturiano y casadielles!

 
Santander: hay algo en las ciudades costeras que las hace irresistibles cuando la temperatura empieza a bajar y el sol es mucho más clemente. Santander es una de esas ciudades y por eso quiero cerrar esta lista haciéndole una mención especial: me imagino dando un paseo por la senda de Mataleñas, spot recomendado por unos amigos que son locales y cuyas vistas me han dicho son irresistibles. Poder disfrutar desde allí del aire fresco y la vista natural es uno de mis planes para estos últimos meses del año. ¡Ya os contaré!

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.
Ningún comentario

Escribe un comentario