5 tips para protegerte del sol incluso cuando no parezca necesario

El verano suele encender las alarmas entre los dermatólogos y especialistas en el cuidado de la piel. El sol es uno de los principales causantes del envejecimiento prematuro y exponerse demasiado a él sin la protección necesaria puede conllevar a la aparición de manchas en la piel que luego son difíciles de remover. Como complemento también es recomendable que uses cremas hidratantes y tónicas para mantener el rostro fresco y aunque parezca que se necesita una gran cantidad de dinero para ello, hay en el mercado marcas como los productos Nuxe para todos los bolsillos.

En el verano es obvio que hay que el protector solar facial es un producto indispensable, ¿pero en el resto de las estaciones es el sol tan dañino? La respuesta a esto va a depender de varios factores, el primero de ellos es la exposición a la que te sometas. En otoño el sol también sale y también quema, aunque por el bajón en la temperatura parezca que no. Sus reflejos también le hacen daño a tu rostro sino te aplicas la protección adecuada, así que no es momento de relajarse con esto.

Por todo esto es que hoy he decidido atreverme a daros algunos consejos para que no descuides tu rostro y tu piel en otoño bajo ninguna excusa.

Lo primero y más indispensable es mantenerte hidratada, primero bebiendo el agua suficiente durante el día (entre 1,5 y 2 litros al día), y después manteniendo una rutina para tu rostro que incluya desmaquillarte a profundidad cada vez que te maquilles y jamás irte a la cama con el maquillaje puesto.

Me voy a detener en el punto de la hidratación porque está ligada a otro aspecto súper importante: la alimentación. Hay productos naturales que puedes consumir y que ayudan a mantener tu piel sana, hidratada y de buen color. Si en el verano la zanahoria es recomendada si buscas un bronceado californiano, en otoño e invierno es muy útil consumir pepino y frutas de agua como la Sandía o  la piña, pues sus nutrientes mantienen tu piel hidratada y menos vulnerable a arrugas o manchas.

También es importante prestar atención a las cremas que usamos, pues no todas sirven para cada una de las estaciones. En invierno podemos sufrir de resequedad facial y el verano por el contrario puede convertir nuestro rostro en uno graso. Puedes buscar productos específicos para ello o puedes informarte sobre cuáles mascarillas te vienen mejor para la estación en la que estés y dependiendo de los cambios que tú misma sientas.

Por último y ya que hablamos de maquillaje, puedes probar un maquillaje con protección solar. Sé que a veces resulta incómodo aplicarse maquillaje cuando acabas de ponerte protector solar, pues corres el riesgo de encontrarte con un cutis graso, así que esta es una de las mejores opciones que puedes explorar este otoño e invierno. Recuerda que las horas del día que más radiación presentan son entre las 11 y las 16h, así que no te descuides ni siquiera cuando parezca que puedes hacerlo, ¡tu piel te necesita!

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.
Ningún comentario

Escribe un comentario