Cómo decorar una habitación para un adolescente

Cuando los niños crecen es claramente necesario cambiar la decoración de su habitación. Aunque no es mi caso y aún me queda mucho por vivir esta situación, me encanta la decoración y hoy te quiero mostrar cómo decorar una habitación para un adolescente o estudiante.

Puede que tu si te estés planteando este cambio, y para ayudarte con esta tarea, hoy  te voy a enseñar algunas ideas y tips sobre organización, sobre como colocar los muebles, cómo elegir los colores, cómo elegir la ropa de cama, cómo elegir sillas de oficina baratas, porque para un estudiante la silla de su escritorio será su mejor aliado y así estar cómodo estudiando.

Lo primero que debemos tener en cuenta en una habitación juvenil es el espacio. Ten en cuenta que el chico o la chica va a pasar muchas horas , ya sea durmiendo o estudiando. Por ello el espacio tiene que tener dos zonas bien diferenciadas, una para el descanso con una cama, y otra para el estudio con un escritorio o mesa de trabajo. Una opción puede ser diferenciar las zonas con papel pintado.

Jugar con los cuadros y láminas puede ser otra gran elección. Llenar toda una pared con cuadros en blanco y negro es perfecto para dar un toque elegante y chic. Otra opción es jugar con los cojines y la ropa de cama. Cuando somos pequeños nuestras colchas y cojines tienden a tener colores pastel o colores muy chillones. En una habitación juvenil apuesta por los colores neutros, gris, beige, blanco, de esta manera le darán al cuarto un aspecto más serio y no tan infantil.

Otro recurso de decoración que queda genial en estas habitaciones son las plantas de interior. Atrévete con los cactus o palmeras, darán un toque muy fresco y tropical.

Por último te aconsejo apostar por muebles de líneas rectas para un acabado más sofisticado, y colocar alguna alfombra de pelo en los mismos tonos que hemos comentado antes. Si no te decides por el color, siempre apuesta por el blanco, nunca falla.

noemelia


CONTENIDO EXCLUSIVO, RECIBE LA REVISTA GRATIS EN TU BUZÓN, Y MUCHAS SORPRESAS MÁS.
Ningún comentario

Escribe un comentario